top of page

Un cuarto de siglo caminando juntas

Ayer fue un día muy emocionante y especial: celebramos el veinticinco cumpleaños del Comité de Solidaridad con el África Negra de Valladolid. Tuvimos la suerte de poder hacerlo con un pequeño puñado de amigas; otras tantas se sumaron en la distancia y somos plenamente conscientes de que el resto están con nosotras de corazón.


Como os podréis imaginar, son muchas las personas y organizaciones sin las que hubiera sido imposible sumar este cuarto de siglo, que se dice pronto. Demasiadas para relatar aquí; cualquier lista quedaría incompleta y todo olvido sería imperdonable.


Y es que cada persona que ha dedicado su tiempo a esta causa ha dejado en nuestra esencia como entidad un pedacito de sí misma, de sus sueños, sus valores y sus aprendizajes. Todas han sido semilla; todas han dibujado el hermoso jardín que somos hoy. El Comité, por su parte, ha procurado ser hogar para todas, sostén en los momentos difíciles (que no han sido pocos) y un espacio de diálogo y respeto en el que cada persona pudiera ser y manifestarse sin máscaras, dar lo mejor de sí misma sin tener que encorsetarse en paradigmas inútiles. Siempre hemos procurado, además, mantenernos fieles a nuestra esencia, a nuestros valores. Creemos, humildemente y desde la honestidad que nos caracteriza, que hemos conseguido formar parte de la resistencia internacionalista con toda la valentía que ello conlleva y sin necesidad de darnos demasiados golpes en el pecho. Nos esforzamos no olvidar quiénes son las verdaderas protagonistas de nuestras historias, las gentes del África Negra, y que cuando el foco nos apunta es para intentar hacer de nuestros privilegios, siempre injustos, los derechos de todas.


Han sido muchos los errores que hemos cometido y, si todo va bien, sumaremos muchos más a nuestras espaldas. No podemos prometer no equivocarnos, pero sí hacerlo de maneras distintas. Muchas han sido también las cosas a las que no hemos podido llegar y que forman parte de una lista de tareas pendientes que solo puede explicarse desde el más puro amor. Porque, a pesar de haber conocido lo más miserable del ser humano, también hemos visto lo más bello y lo más admirable y no dudamos ni un solo segundo que merece la pena luchar por ello.


En este momento, y abusando un poco más de vuestra paciencia, nos parece imprescindible hacer un llamamiento más para apoyar la lucha contra el fascismo. Hablar de fascismo nos permite englobar todo aquello que el tiempo, el estudio y la experiencia nos han demostrado que genera sufrimiento en las personas y destruye la tierra, que es nuestro hogar: el imperialismo, el racismo, la xenofobia, el machismo, el capitalismo… El impacto global que hemos vivido en los últimos meses evidencia que vivimos en un sistema económico caduco, contrario a la vida e insostenible. No sabemos si estamos a tiempo o no de revertir sus efectos, pero es indiscutible que podemos reducir el sufrimiento de todas esas personas que viven en situación de desigualdad. Quizás no sea el objetivo más épico que os podríamos proponer, pero es un buen primer paso para lograr el cambio que necesitamos.


Por nuestra parte, continuamos en la lucha. Lo haremos con energías renovadas después del encuentro de ayer e intentando ser todo lo felices que podamos. Porque tenemos gente maravillosa a nuestro lado y porque dejar de hacerlo sería capitular en una batalla crucial. Nos quieren enfermas, ignorantes, divididas y tristes. Les faltan muchos cuartos de siglo para conseguirlo.


Hoy y siempre: gracias.




2 visualizaciones

Comments


bottom of page