top of page

XIII Jornadas Afroamericanas, del 14 al 18 de noviembre

Actualizado: 12 nov 2023

El Comité Umoya de Valladolid celebra entre el 14 y el 18 de noviembre las XIII Jornadas Afroamericanas con el título: «Descolonizar el mundo y la vida. Misión liberadora». Están organizadas por le Comité de Solidaridad con África Negra de Valladolid y el Comité de Solidaridad con América Latina Óscar Romero de la misma localidad. El encuentro incluye la presentación de la Agenda Latinoamericana Mundial 2024.


Se tarta de unas jornadas para reflexionar sobre las intervenciones europeas y occidentales sobre el Sur Global, de claro sesgo neocolonial, las planificaciones del poder corporativo y sus consecuencias más dramáticas, que son los genocidios.


El encuentro arrancará con Erika González, investigadora del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL), quien impartirá el martes 14 de noviembre la charla «Alto al expolio minero y los Tratados de Libre Comercio en América Latina».


El miércoles 15 de noviembre, se proyectará el documental Víctimas de la impunidad, el otro genocidio de Ruanda, al que seguirá un coloquio con Jon Cuesta, director de la cinta, y con José Lucas, redactor en la revista Umoya.



El jueves 16 de noviembre, Majed Dibsi, jurista y periodista palestino, hablará del «Boicot al colonialismo sionista en Palestina».


Por último, Cyprien Melibi, teólogo panafricanista de Camerún, impartirá el viernes 17 de noviembre la ponencia «África: golpes ‘militar-populares’ al neocolonialismo occidental».


Todas las intervenciones tendrán lugar a las 19 horas en el Aula 206 de la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid, ubicada en la Plaza de la Universidad, s/n. La entrada es gratuita hasta completar aforo.




Para finalizar la programación, el sábado 18 de noviembre, nos reuniremos a las 13 horas en la calle Francisco Javier Martín Abril, s/n (al final de la calle Simón Aranda), para celebrar el tradicional acto conmemorativo y la ofrenda floral por el aniversario de los mártires de la UCA, de cuyo asesinato se cumplen 34 años el 16 de noviembre.










Pinchando en el siguiente archivo puedes descargar el cartel en PDF:

CARTEL JORNADAS AFROAMERICANAS PARA IMPRIMIR
.pdf
Descargar PDF • 1.46MB






Agenda Latinoamericana Mundial


Este año 2024 la Agenda Latinoamericana Mundial nos invita a reflexionar sobre nuestras propias raíces culturales, costumbres, forma de ver el mundo y todo ámbito de la vida que la colonización ha infectado, que nos hace partícipes de un modelo planetario que desde hace mucho es insostenible.


Es tentador pensar en un mundo donde todo ser humano, sin importar su ubicación geográfica, considere válidos nuestra cosmovisión, principios y valores, el entendimiento de lo moral y lo ético, lo aceptable e inaceptable, lo malo y lo bueno, lo sagrado y lo divino, lo bello en la cultura y el arte, lo correcto en los roles de cada persona y su lugar en la sociedad, lo que corresponde sobre derechos y deberes, la mejor forma de gobernanza y de gestionar la economía, lo avanzado en cuanto al conocimiento y el desarrollo tecnológico. Esa utopía donde toda persona puede estar segura de tener de su lado la verdad única, que no hay mejor manera de vivir y administrar los vastos recursos del planeta que la que ha desarrollado aquella moderna civilización a la que pertenece. Ponga en su mente la palabra que etiqueta la cosmovisión que ha adoptado y piense: «¿No sería maravilloso un mundo donde todas las personas seamos…?».


¿Por qué vemos como un problema la diferencia, la diversidad, la pluralidad? ¿Por qué entendemos a unas personas como civilizadas y a otras como incivilizadas? ¿Por qué juzgamos a unas como progresistas y a otras como retrógradas? Esto aún siendo personas que luchan por las grandes causas, por las minorías en desventaja, por ese otro mundo que es posible.


Para responder a esto, es necesario hacer un ejercicio sincero de reflexión y reconocer que somos personas colonizadas en todos los ámbitos de la vida. Tenemos en la cabeza la idea de que es necesario desplazar la perversa hegemonía que lo controla todo, pero con una propuesta también hegemónica. Este hecho nos permite reconocer que el pensamiento colonial está instalado en nosotros, que lo vivimos a diario, en el lenguaje, en la vestimenta, en la música que escuchamos y bailamos, en los relatos cómicos que compartimos, en el trato hacia los demás, en las decisiones que tomamos. Esta herencia colonial sigue enquistada en nuestros colectivos, aún tomando conciencia y sincera convicción de actuar por descolonizar lo que esté a nuestro alcance. Somos susceptibles a pretender imponer nuestra verdad, reconociendo en el «error» al que piensa distinto, procediendo a hacer lo que tenga que hacerse para desplazar ese mundo viejo y dar paso a ese otro mundo nuevo, supuestamente más justo, pero impuesto.


Mientras, aún hay quienes nos seguimos disputando el título sobre la propuesta más conveniente para la humanidad y el planeta, el tiempo pasa y el planeta se deviene más hostil para la vida. El único mundo que se propone como posible ya ha colonizado por completo el planeta conocido y sigue extendiéndose hacia lo desconocido, en busca de recursos para una transición que se presenta como salvadora de la catástrofe, que no dejará indiferentes los habitantes y formas de vida que se verán afectadas por los procesos de explotación, transculturación forzosa, despojo y muerte.



“Mientras, aún hay quienes nos seguimos disputando el título sobre la propuesta más conveniente para la humanidad y el planeta, el tiempo pasa y el planeta se deviene más hostil para la vida.


El mundo se encuentra bajo una crisis civilizatoria, incluso hay quien habla de colapso civilizatorio. Una sola propuesta hegemónica infecta a cada pueblo que toca, corrompiéndolo, adecuando forzosa y violentamente sus particularidades para hacerlas compatibles con ella, ¡hay que detenerlo! Decolonizar implica permitir que la diversidad de civilizaciones y culturas se desarrollen con sus propias cosmovisiones, costumbres y estilos de vida.


La única convención a cumplir es que no debe haber pretensiones colonizadoras. Ni eurocéntricos, ni asiaticocéntricos, ni americocéntricos, ni indigenicéntricos, ni andinocéntricos, ni africanocéntricos, ni arabicéntricos, ni latinoamericanocéntricos, ni cualquier otra cosmovisión que se pretenda con la misión de exportar a todas las naciones su única verdad.


Este año 2024 la Agenda Latinoamericana Mundial nos invita a reflexionar sobre nuestras propias raíces culturales, costumbres, forma de ver el mundo y todo ámbito de la vida que la colonización ha infectado, que nos hace partícipes de un modelo planetario que desde hace mucho es insostenible. El modelo planetario colonizador imperante se ha valido de diversas armas para extender su dominio, y hoy en día, las tecnologías de la información, la más potente para colonizar a los pueblos y nuestras mentes. Es necesario poner nuestra energía en detener este proceso colonial depredador que acabará con toda forma de vida, hay que decolonizarlo todo, construir un mundo donde muchos mundos son posibles, excepto el actual.



Mártires de la UCA

El 16 de noviembre de 1989 se perpetró el asesinato en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) de San Salvador de seis jesuitas (cinco de ellos españoles), una trabajadora de la universidad y su hija. Las explosiones que habían comenzado el día 11 no consiguieron acallar la crueldad y la verdad tras este terrible asesinato: fue el castigo a la defensa de los empobrecidos que realizaban los hermanos jesuitas.



Los jesuitas eran partidarios de un acuerdo entre el Gobierno y la guerrilla (el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN) para poner fin a la guerra y acabar con la pérdida de vidas y la violencia, lo que aumentó la presión internacional sobre el gobierno salvadoreño. Este posicionamiento los marcó como «refugio de subversivos» para los grupos más conservadores y los situó en el centro de la diana.


Los mártires de la UCA se convirtieron en símbolo de las decenas de miles de muertes anónimas (se estiman en más de 80.000) que se llevó consigo la guerra civil de El Salvador.

A pesar de los años transcurridos, el caso todavía no ha sido resuelto por la justicia.

Siguen en nuestro recuerdo:

  • Julia Elba

  • Celina Ramos

  • Ignacio Ellacuría

  • Segundo Montes

  • Ignacio Martín-Baró

  • Amando López

  • Juan Ramón Moreno

  • Joaquín López



Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page